Una empresa que había sido demandada por despido por uno de sus trabajadores, en la sentencia se fijó el pago de 5.000 € de salarios de tramitación. La empresa pagó esa cantidad íntegra sin haber hecho retención alguna, ¿quiere saber cuáles fueron las consecuencias?……………

El artículo 99.4 de la Ley del IRPF establece que los obligados a retener están obligados a ingresar la retención aunque no la hayan practicado al trabajador

Incluso el apartado cinco del mismo artículo dice que cuando la retención no se hubiera practicado o lo hubiere sido por un importe inferior al debido por causa imputable al retenedor, el perceptor deducirá de la cuota la cantidad que debió ser retenida.

Lo que significa que si no se retuvo o se retuvo menos de lo que correspondía corresponde a la empresa pagadora ingresar la cantidad aunque no la haya retenido al trabajador, por lo que adquiere enorme importancia ante cada finalización o extinción de contrato de trabajo asegurar que se practica la retención de IRPF correcta ya que de otro modo se corre el riesgo de tener que pagar esa cantidad, resultando difícil resarcirse con el trabajador ya que su relación laboral finalizó con la empresa.

Además debe tener en cuenta que los atrasos (rendimientos que se deban imputar a un ejercicio anterior) se retendrán en un porcentaje del 15 %

Efectivamente, la empresa se vio obligada a pagar la cantidad de 750 € en concepto de retenciones dejadas de ingresar, más otros 750 € en concepto de sanción por no ingresar las retenciones

Extreme las precauciones y afine los cálculos ante toda extinción de contrato de trabajo.

CONSÚLTENOS Y ASEGÚRESE DE HACER LO CORRECTO EN CADA MOMENTO, PORQUE TRATAR CON EXPERTOS LE REPORTA TRANQUILIDAD.